Un granadino estuvo a punto de inventar la bombilla, pero un malafollá le dijo que eso era “una chuminá”

La historia pudo haber cambiado de un modo extraordinario hace ahora algo más de un siglo. Antes de que Thomas Alva Edison inventase la bombilla, en Granada ya hubo un granadino muy pionero que hizo un prototipo mucho mejor que el del inventor estadounidense. Según explican los historiadores, Paco el Luces, vecino del Realejo, había creado un artefacto en 1856 que daba luz.

Sin embargo, según se deduce de las investigaciones, Paco el Luces tenía por amigo a Antonio el Malafollá, precursor del malafollismo granadino, quien le disuadió de su invento: “Paco, eso es una chuminá, déjate de pollas, quién quiere luz cuando se está a oscuras si se está más a gusto que en brazos sin que te den el coñazo”.

Si bien Paco llegó a inventar lo que se puede considerar el primer vestigio de luz eléctrica del planeta, acabó tirando al río Genil su invento convencido de que era una tontería. Las crónicas sostienen que este granadino, que pudo haber sido mundialmente conocido, dedicó el resto de sus días a patentar otros inventos que nunca tuvieron éxito como el botijo de doble fondo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *