Una abuela de Recogidas se ofende porque el médico no le ha encontrado ninguna enfermedad

Un mal día lo tiene cualquiera, pero el de Concha, una abuela residente en la calle Recogidas en el centro de Granada, ha sido el peor. Porque esta anciana de 80 años está empeñada en estar mala “como lo están todas las amigas que me quedan vivas”. Sin embargo, su médico de cabecera no solo no le ha encontrado aún ninguna enfermedad, sino que asegura que se encuentra “como una rosa”.

Concha, que está harta de que la traten como a una persona sana, quiere algo de protagonismo. “Es que una no se puede poner ni mala”, admite. No obstante, lleva días intentando coger alguna gripe “o un resfriadillo pa’ tener algo de lo que hablar con las amigas”. Pero, según cuenta, “no va el tío y me dice que no tengo nada, es que es increíble”.

A sus 80 años, Concha rara vez se ha puesto mala. Es más, según sus hijos, “la única vez que se puso mala fue hace 40 años cuando cogió un resfriado”. Y es que Concha no sabe ya cómo convertirse en una abuela “como Dios manda”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *