Logra regresar a su pueblo orientándose gracias al olor de la rotonda del Parque Albán en Armilla

Un hombre de mediana edad pudo regresar a casa anoche andando gracias al olor de la rotonda del Parque Albán en Armilla. Vecino del municipio armillero, había estado durante buena parte de la tarde celebrando con sus amigos que uno de ellos se iba a casar. Sin embargo, como había bebido tanto, decidió no coger el coche para volver a su domicilio.

El problema para este hombre es que nunca había vuelto andando a su casa. No se sabía el camino que se suele utilizar a pie. Tuvo que orientarse gracias al olor de la calle que poco a poco le recordaba que estaba cerca de Armilla. De hecho, cuando llegó a la altura de la rotonda principal de acceso al pueblo, supo que ya estaba cerca gracias al olor pese a su estado de embriaguez.

El hombre, que consiguió regresar a su casa sin necesidad de su coche, sintió cómo “encontraba la luz” al oler el clásico perfume que se airea en esa zona entre Granada y Armilla.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *