Un juzgado de Granada condena a una mujer por dejarse siempre los bordes de la pizza

El Juzgado de lo Civil número 1 de Granada ha decidido condenar a una mujer por haber cometido un ultraje al buen gusto. A grandes rasgos, lo que la señora, vecina de Granada capital, estaba haciendo era dejarse siempre los bordes de la pizza. Un hecho imperdonable en el Código Civil español porque es un “atentado al buen gusto”.

El juez señala en su sentencia que “se considera probado que la acusada no ha tenido el más mínimo detalle a la hora de probar los bordes de cada pizza”. Para el magistrado, “es una falta de respeto al trabajo de los pizzeros que no se coma el borde de un alimento tan universal”. Por ese motivo, el juzgado ha acabado sancionando a la mujer con comer durante los próximos días el equivalente a todos los bordes de pizza que ha ido dejando en los últimos seis meses.

La condenada, que no ha querido dar a conocer su nombre, reconoce que “no me comía los bordes porque están secos y a mi me llenan mucho”. Sin embargo, tras saber que tendrá que comerse todos los que no ha ingerido antes, ha advertido de que “no me hará falta comprar comida de aquí a varios años”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *