Un vecino del centro de Granada logra terminar la Semana Santa sin cruzarse con ninguna procesión

Los milagros a veces existen. Eso es lo que a buen seguro habrá pensado Eustaquio este domingo al comprobar que, por primera vez desde que nació hace 54 años en Granada, ha logrado sobrevivir a la Semana Santa sin cruzarse “con ni un solo paso”. De hecho, “ya casi no recuerdo como eran las procesiones”, admite.

Y es que Eustaquio ha logrado un hito al alcance de muy pocas personas. Si se vive en el centro de Granada es casi imposible no cruzarse con alguna procesión “porque te persiguen como te descuides”, sostiene este vecino. Por ello, “no salgo de mi asombro al darme cuenta de que es Domingo de Resurrección y no he visto ni un nazareno”.

En cualquier caso, tampoco quiere lanzar las campanas al vuelo. “Puede ser que algún día inesperadamente haya algún traslado y acabe teniendo que verlo, pero hasta el momento he tenido suerte”. Eustaquio, que tiene miedo de las procesiones desde que de pequeño le robaron su bola de cera, se siente “orgulloso de este logro”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *