Científicos de la UGR crean un motor que se alimenta de las quejas de un malafollá para moverse

Más rápido, económico, eficiente y respetuoso con el medio ambiente que cualquier otro motor que se haya inventado hasta la fecha. Así es el Malaengine que un grupo de científicos de la Universidad de Granada han puesto en marcha esta mañana por primera vez. Ese ha sido el último paso de todos los que han tenido que llevar a cabo para crear un motor histórico.

“Este motor no necesita combustibles normales, basta con la malafollá del que lo conduzca o utilice”, señalan los científicos. La unidad de potencia podrá utilizarse tanto en vehículos como en maquinaria porque “solo hará falta que quien lo use tenga muy mala baba y que casi todo le parezca mal”. Al parecer, el Malaengine se nutre de las malas vibraciones del malafollá para convertirlas en movimiento.

“Es un motor revolucionario que viene a acabar con la contaminación”, señalan los investigadores. No obstante, el motor ha mostrado su eficiencia sobre todo en Granada donde no solo la malafollá del conductor ha servido para que funcionara, sino que la malafollá de los viandantes lo ha hecho funcionar aún más rápido.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Verificación humana *